La Diputación de Granada

diputacionmesones-antigua

El edificio de la Diputación de Granada en la actualidad corresponde al catastro. Desde los años 70 se hizo famoso por los testimonios de la gente que trabajaba aquí. Trabajadores, limpiadoras y vigilantes de la Diputación vivieron una verdadera angustia y finalmente se vieron obligados a trasladarla a otro lugar.

Según informaciones periodísticas, durante la Reconquista Española, en aquella época se levantaron tres mezquitas justo donde se encuentra ahora este edificio, en la calle Mesones.

Más tarde una de las tres mezquitas pasó a ser el Convento de las Angustias y posteriormente la Iglesia de la Magdalena.

Ya en 1892, este edificio pasó a servir de almacén, y uno de los dueños de esos almacenes se ahorcó en una viga perteneciente a la antigua Iglesia.  Los empleados de esos almacenes se mostraban incómodos cuando tenían que ir en solitario al lugar donde se guardaba todo el material  por miedo a que algo pudiera caerles y matarlos.  Los dueños ya se encargaron de establecer la norma de no ir nunca solo al almacén y siempre por parejas.

Cuando en 1985 el edificio pasa a ser la sede administrativa de la Diputación, empezaron a darse a conocer los fenómenos paranormales por medio de testimonios que allí ocurrían. Ya desde los años 70 corría el rumor de que este era un lugar “maldito”. Inluso las mujeres del servicio de limpieza de la Diputación contaban que al ir al baño sentían como alguien les tirara del pelo sin que hubiera nadie allí.

A lo largo de esos años, numerosos testigos manifestaron sentirse acosados por entidades. Afirmaron que escuchaban golpes y misteriosos ruidos acompañados de luces de diferentes colores que giraban en diferentes estancias. A todo esto hay que sumarle que el lugar ha sido escenario de diferentes muertes, algunas violentas.

Se afirma incluso que en 1973,  Isidoro Caballero (encargado de llevar a cabo la demolición del edificio para la construcción de una sucursal de la cadena norteamericana Wolworth ) encontró una habitación en la que había una cantidad de huesos que posteriormente se demostraron que pertenecían a niñas que fueron emparedadas.

Los fenómenos paranormales no cesaban y finalmente los responsables de la Diputación permitieron que un grupo de expertos en parapsicología realizara una investigación en el lugar.  Esta investigación se realizó en 1986 aunque no se dio a conocer hasta tres años después, cuando la prensa se hizo eco del caso.

El grupo Omega con Juan Burgos a la cabeza investigó durante tres días en la Diputación con sorprendentes resultados. Vieron una figura oscura que parecía tener rostro y llevar sombrero. Esta figura se desplazaba hacia el despacho del Presidente de la Diputación, también captaron voces de hombres discutiendo en varias   y haces de luces de distintos colores.

imagen-3

 

Anuncios

Las Catacumbas de Paris

2014022420563023464

Las Catacumbas de París son cementerios subterráneos donde miles y miles de restos humanos de distintas épocas se encuentran. Su sola visión produceescalofrios.
Las catacumbas parisinas se componen de aproximadamente 300 kilómetros de túneles subterráneos. En un inicio, estos túneles eran canteras pero en el Siglo XVIII (1786), por órdenes del General de Policía de París y el Inspector de Canteras, estas se comenzaron a usar como almacén de restos humanos. Todo esto fue debido a las epidemias y enfermedades que sufría la población del distrito de Les Halles por la contaminación de inhumaciones mal hechas y fosas comunes de las iglesias cercanas. Lo que se decidió fue trasladar todos los huesos discretamente desde estos cementerios y fosas hacia las canteras.

Sin embargo son en sí misma un misterio…

Catacumbas_de_paris_2    No todos los 300 kilómetros de túneles de les catacumbas de París están abiertos al público. En realidad la parte que se puede visitar se reduce a unos cuantos kilómetros. La entrada a las otras partes de los túneles está restringida al público en general y existen multas aplicables a quienes entren a estas zonas. Sin embargo, muchos exploradores urbanos y otros aventureros gustan de adentrarse en las profundidades de París para conocer lo que pocos pueden o se atreven.

En las catacumbas pueden encontrarse siniestras calaveras, con mandíbulas desencajadas que se extienden a lo largo de una hilera interminable que se pierde en la oscuridad de los estrechos pasillos subterráneos adornados aquí y allá con placas en las que pueden leerse inscripciones en latín.

Circula el rumor de que por las catacumbas deambula el espectro o fantasma de una dama vestida de blanco, y que de vez en cuando, al turista que se ‘despista’ de su grupo, se le manifiesta o aparece. Cuando eso ocurre, según esta leyenda, el visitante puede tenerla certeza de que morirá antes de que finalice el año

Hay que decir que en realidad lo

Loftus Hall

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue construida por la familia Redmond a mitad del siglo XIV en tiempos en donde la temible Peste Negra asolaba Europa.

Charles Tottenham y su familia se vino a vivir a la mansión en el medio del siglo 18. La primera esposa de Charles Tottenham había sido el Honorable Anne Loftus.

Charles llegó para una larga estancia en la casa con su segunda esposa, y su hija Anne de su primer matrimonio. Durante una tormenta, un barco inesperadamente llegó a la Península de Hook , que no estaba lejos de la mansión. Un joven fue recibido en la mansión. Anne y el joven se pusieron a jugar al poker, cuando el joven dejó caer una carta en el suelo y Anne fue a recogerlo miró debajo de la mesa y se dio cuenta de que la joven tenía un pie de caballo en el lugar de un pie.

Se dice que Anne gritó y el hombre se fue arriba a través del techo, dejando un gran agujero en el techo. Anne estaba en shock y se puso en su habitación favorita en la mansión, que fue conocida como la Sala de Tapices. Ella se negó a comer y a beber, se sentó de rodillas bajo la barbilla hasta que ella murió en la Sala de Tapices en 1775. Se dice que cuando murió, no podían sepultar su cuerpo mientras sus músculos se habían apoderado de ella y fue enterrado en la misma posición en el que ella había muerto. Un rumor dice que el agujero no podía ser reparado, y se dice que incluso a día de hoy, todavía hay una cierta parte del techo que es ligeramente diferente del resto.

Esto, por supuesto, es un mito, ya que la actual casa fue construida hace más de un siglo después de los acontecimientos descritos anteriormente. Mientras tanto, se creía que el desconocido con la pezuña hendida regresó a la casa y causó persistente actividad paranormal. Un número de protestantes clérigos aparentemente intentó y no logró poner fin a esto. La familia, que ellos mismos eran protestantes, que finalmente pidió a Padre Thomas Broaders (un sacerdote católico, que también era un inquilino de la finca Loftus Hall) para exorcizar la casa.

El aparente éxito del exorcismo Broaders padre no puso fin a las visitas fantasmales en Loftus Hall. El fantasma de una mujer joven, una presunción de Anne Tottenham, se informó de que han hecho frecuentes apariciones en el Salón de edad, especialmente en la Sala de Tapices, hasta que el edificio fue demolido en 1871.

Aunque el presente Salón de Loftus es un edificio totalmente nuevo, el interés en la historia de fantasmas se ha mantenido fuerte y muchos aspectos de la historia parece que se han unido a la casa nueva. También se mencionó en un documental sobre la mansión después de muchos años después de que los últimos propietarios habían ido habían dicho que no había informes del personal que había trabajado anteriormente en la mansión, que han visto al fantasma de Anne caminar por las escaleras, y que los caballos pueden ser escuchados alrededor del edificio.

El edificio que hoy existe fue construido entre 1870 y 1871 por el cuarto marqués de Ely . En 1917 Loftus Hall fue comprada por las Hermanas de la Providencia y se convirtió en un convento y una escuela para niñas jóvenes interesados ??en formar parte de la orden. En 1983, fue comprado por Michael Deveraux, que reabrió sus puertas como “Loftus Hall Hotel”, que se cerró de nuevo a finales de 1990.

Exorcismo de Anneliese Michel

exorcismo-emily-rose

Desde su nacimiento el 21 de septiembre de 1952, Anneliese Michel disfrutó de una vida normal, educada religiosamente desde que era muy pequeña.

Sin advertencia, su vida cambió un día de 1968 cuando empezó a temblar y se dio cuenta de que no tenía control sobre su propio cuerpo. No pudo llamar a sus padres, Josef y Anna, ni a ninguna de sus tres hermanas.

Un neurólogo de la Clínica Psiquiátrica de Wurzburg, Alemania, la diagnosticó con el “gran mal” de la epilepsia. Debido a los fuertes ataques epilépticos y a la depresión que sigue, Anneliese fue admitida a tratamiento en el hospital.

Poco después de comenzar los ataques, Anneliese empezó a ver imágenes diabólicasdurante sus rezos diarios. Era el otoño de 1970 y la joven estaba atormentada con la idea de que estaba poseída. Voces empezaron a perseguirla diciéndole que iba a “achicharrarse en el infierno”.

En el verano de 1973 sus padres visitaron a diferentes pastores solicitando un exorcismo. Sus requerimientos fueron rechazados. Los ataques no disminuyeron y su conducta se volvió mucho más errática.

En su casa en Klingenberg, insultaba, golpeaba y mordía a sus familiares. Se rehusaba a comer porque los demonios se lo prohibían. Anneliese dormía en el suelo de piedra, comía arañas, moscas y carbón, y bebía su propia orina.

Luego de hacer una exacta verificación de su posesión en septiembre de 1975, el obispo de Wurzburg, Josef Stangl, le ordenó al padre Arnold Renz y al pastor Ernst Alt a practicar un“gran exorcismo” a Anneliese.

La base para este ritual era el “Rituale Romanum”, él cual era un canon legal válido desde el siglo XVII. Se determinó que Anneliese debía ser salvada de varios demonios, incluyendo a Lucifer, Judas Iscariote, Nerón, Caín, Hitler y algunas otras almas atormentadas.

Entre septiembre de 1975 hasta julio de 1976 se le practicaron una o dos sesiones de exorcismo por semana. Los ataques de Anneliese eran tan fuertes a veces que debía ser sostenida por tres hombres e incluso hubo que encadenarla.

Se hicieron más de 40 grabaciones durante el proceso con el propósito de preservar los detalles. El último día del exorcismo fue el 30 de junio de 1976, y para este punto Anneliese sufría de neumonía, estaba completamente delgada y tenía fiebre muy alta.

Lo último que le dijo Anneliese a sus exorcistas fue: “Rueguen por el perdón” y a su madre le dijo: “Mamá tengo miedo”. Anna Michel grabó la muerte de su hija al día siguiente, el 1 de julio de 1976. De acuerdo a la evidencia forense, Anneliese murió de hambre.

La combustión humana espontánea

combustion-espontanea

Por combustión espontánea se entienden los casos de un objeto que, sin razón aparente, aumenta su temperatura rápidamente de forma interna, para posteriormente producir la ignición, transformando ese calor extremo en llamas.

Los casos de combustión humana espontánea se han presentando tanto en personas vivas, que consiguen recuperarse, como también en aquellos que fallecieron por estas llamas que, aparentemente, no tienen origen externo.

Los cuerpos que, aparentemente, prendieron mediante combustión humana espontánea, presentan ciertas características  que no se dan en otros organismo que ardieron por causas externas.

  • El cuerpo se quema por completo, mientras que objetos cercanos permanecen intactos.
  • La combustión ocurre en varias partes del cuerpo a la vez, con fuentes que no están conectadas entre si, sin un punto de origen claro.
  • La combustión suele partir por el torso, con puntos de ignición en las extremidades inferiores.
  • La combustión humana espontánea comienza cuando el individuo está vivo y continúa después de su muerte, sin señales de intentos de defensa al tratar de apagar el fuego.

Si bien la ciencia propone posibles causas, no se ha podido explicar, por ejemplo, como todo el cuerpo puede terminar en cenizas, incluyendo los huesos que requieren una temperatura altísima para ello, que incluso no se alcanza en los crematorios.

  • Casos de Combustión espontánea humana:

La Combustión del Doctor Bentley

El doctor J.Bentley, médico retirado, vivía en la planta baja de un edificio en Coudersport, Pennsylvania.

En la mañana del 5 de diciembre de 1966, Don Gosnelí entró en el sótano del edificio para leer el contador del gas. En el sótano flotaba un humo azul claro de olor extraño. Gosnelí descubrió por casualidad, en un rincón, un montón de cenizas. Nadie había respondido a su saludo al entrar, de modo que decidió ir a echar un vistazo al anciano. En el dormitorio había el mismo humo extraño, pero ni rastro de Bentley. Gosnelí miró en el cuarto de baño y se enfrentó con una visión que no olvidará nunca.

El suelo estaba quemado y en él se abría un enorme hoyo por donde se veían las tuberías y vigas que había quedado al descubierto. Al borde del hoyo vio una pierna marrón, desde la rodilla hasta abajo, como la de un maniquí. ¡No miró más! Gosnelí huyó del edificio a toda prisa, y fue a dar parte de su macabro descubrimiento.

Fuego Interior

El bombero Jack Stacey, acudió al incendio de un inmueble abandonado de Londres. La casa no tenía señales de daños por fuego, pero cuando Stacey examinó su interior, se encontró el cuerpo en llamas de un vagabundo al que conocía como Bailey. Tenía una hendidura de unos diez centímetros en el abdomen -recuerda Stacey-. Las llamas salían por ella con fuerza, como un soplete. Para apagar esta violenta llama, Stacey dirigió el chorro de la manguera al cuerpo del vagabundo, extinguiendo -dijo- la llama en su origen. No hay duda de que el fuego se inició en el interior del cuerpo.

No llegó a saberse la causa real del incendio. En el edificio no había gas ni electricidad, y no se encontraron cerillas. Incluso en el caso de que el vagabundo hubiese dejado caer un cigarrillo encendido sobre sí mismo, se ha demostrado que no habría sido suficiente para producir una llama tan destructora.

Chatarrero en Sabadell

En el mes de noviembre de 1990 en la ciudad de Sabadell (España), la víctima fue un solitario chatarrero, recolector de cartones y enseres en desuso de aquella ciudad catalana. El infortunado hombre murió enteramente quemado, pero lo extraño del caso es, que ni el colchón donde estaba durmiendo ni la habitación donde estaba alojado sufrió quemaduras de ningún tipo. No había estufas, ni televisión, la electricidad no estaba conectada desde hacía un par de años, pues los terrenos estaban bajo orden de desalojo, y no existían indicios de ninguna fuente generadora de fuego (fogatas, ceniceros, cigarros, encendedores, etc).combustion-humana-espontanea..

 

Hospital del Tórax de Terrassa

hospital-del-torax-psicofonias

En el año 1950 se mandó a construir este hospital, conocido porque era el hospital de tórax más importante en España, pero poco a poco fue haciéndose conocer gracias las historias siniestras que tenían lugar en su interior.

Era un lugar donde se llevaban a los pacientes fueran o no terminales para la cura de enfermedades infecciosas ya sean, de índole pulmonar u otra. Algunos pacientes viendo que su enfermedad avanzaba sin cesar, preferían tirarse desde la ventana de la habitación a un lugar externo del edificio que se le llamaba ” La jungla”, debido a los chillidos que se sentían cuando estos se lanzaban al vacío. Eran demasiado habituales los suicidios en el hospital, superando con creces las estadísticas de cualquier otro centro sanitario de la época. Actualmente el hospital se encuentra en su mayor parte cerrado.

Los rumores sobre sucesos extraños en el interior del hospital y en sus alrededores son bastante comunes por parte de aquellas personas que acuden a este antiguo hospital, bien sea por asuntos de trabajo o por simple curiosidad, ya que la leyenda forjada sobre el lugar es cada día más conocida fuera de Cataluña. Algunas de las personas que aseguran haber experimentado situaciones extrañas dentro del hospital son actores y gente relacionada con el mundo del cine.

Los fenómenos extraños que más cabida tienen dentro del hospital según los testigos son, los ruidos extraños, una sensación extraña en el ambiente, el cambio brusco de temperatura, el mal funcionamiento de los aparatos de grabación y las cámaras fotográficas, la aparición de sombras, etc.

En el antiguo hospital se han rodado escenas de varias películas entre ellas ‘The Machinist’ , “Frágiles”, “Ouija” o “Los sin nombres”.

Algunos empleados del centro de disminuidos psíquicos que está en la parte habilitada del hospital aseguran haber vivido situaciones extrañas, como que el ascensor venga a la planta donde están ellos sin que nadie los haya llamado o presenciar como aparece humo y neblinas de la nada dentro de algunas habitaciones.

Según cuentan estas personas dentro han vivido situaciones de autentica extrañeza como realizar grabaciones de vídeo y que luego las cintas aparezcan vírgenes, realizar fotografías y que la mayoría luego no salgan o incluso llegar a sufrir anomalías con los teléfonos móviles.

En los alrededores del hospital del Tórax tenemos lugares cargados de misterio, como la Iglesia abandonada, lugar donde los grupos de corte satánico organizan rituales y donde las cámaras fotográficas y aparatos de grabación en ocasiones parecen descontrolarse y funcionar solo en determinados lugares.

hospitales_malditos-300x199

También tenemos la casa del palomar, donde los cambios bruscos de temperatura son bastante habituales y en alguna ocasión se han descargado baterías y pilas que los curiosos llevaban de recambio para sus aparatos

El último lugar de los alrededores del hospital a destacar es sin duda los jardines de la parte trasera “la jungla” lugar donde caía la gente que se lanzaba al vacío atentando contra su propia vida y desde donde se oye según algunos testigos voces, gritos y lamentos.   

hospital-del-torax-el-jardin52

El Antiguo Hospital Manuel Lois, Huelva.

Este edificio onubense se comenzó a construir sobre una extensión de terreno del Cabezo de la Esperanza. Según la prensa de aquellos años, el 24 de abril de 1947 se aprobaba la compra de una parcela de 18.000 metros cuadrados por el valor de 400.000 pesetas de entonces, hoy unos 2.500€, y que con un presupuesto de unos diez millones sería construida la Residencia Sanitaria del Seguro Obligatorio de Enfermedades, Manuel Lois García.

En la actualidad, el edificio fue derruido pero durante más de quince años de abandono se produjeron en él numerosos sucesos misteriosos, y es en sus últimas plantas donde muchos testigos aseguran haber presenciado toda una serie de fenómenos extraños, entre los que destaca la aterradora aparición de una enfermera o monja fantasma que paseaba por sus oscuros y destartalados pasillos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al ser desalojado, en el interior del hospital quedaron numerosos enseres y materiales. Una noche, sin saber cómo, unos cuentos colchones que todavía permanecían allí comenzaron a arder de forma inexplicable en la cuarta planta del edificio. El fuego alcanzó un

as dimensiones considerables, por lo que los servicios de extinción de incendios de Huelva tuvieron que acudir para sofocar las llamas, tarea que resultó muy dura. Uno de los bomberos participantes en las tareas de extinción, J.L.G., nos explicaba: «entre el humo pude distinguir claramente la silueta de una persona; fui hacia dónde se encontraba, sin embargo se alejaba de mí. Vestía ropa de asistencia sanitaria pero de otra época. Reconozco que en ese momento sufrí auténtico pánico». En esa misma planta ya se han producido en los últimos años seis incendios sin motivo aparente.

En los pisos del lugar se encontraron pentagramas, velas  y tableros de la ouija, de jóvenes o incluso grupos que trataron de establecer comunicación con aquellas apariciones, en el lugar se sientía mala energía, tristeza, debido a tal vez las numerosas historias que nacieron en el lugar por  los pacientes que allí murieron.

Varias personas que han entrado en el lugar, afirman a ver visto a una mujer de blanco que llora en las noches, incluso se han oído camillas y objetos que se mueven solos por el lugar, sonidos de ultratumba que se expanden por todo el lugar, de lamentos y de tristeza.

Son varios los testigos que afirman haber visto en esta última planta a una «dama blanca» que llora por las noches y cuyos quejidos crispan los nervios de los empleados de urgencias. Algunos de ellos han tenido que solicitar la baja por depresión, ataques de nervios e histeria. Hace años la zona de urgencias comunicada con el resto del edificio mediante un pasillo que tuvo que ser tapiado, precisamente debido a la visión en los pisos superiores de esa extraña presencia que asustaba a los empleados. Aún hoy escuchan ruidos de camillas y sillas de ruedas en movimiento, como si estuvieran en funcionamiento, además de lamentos, gritos y sonidos propios de instrumental médico. Y esto sucede en un lugar que registró ya hace años la salida de su último paciente. En el interior del hospital, los trabajadores se dejaron instrumental y mobiliario. En este sentido, son muchas las voces que afirman, esta vez en forma de rumor, que una de las circunstancias que aceleró el proceso de deshabilitación del edificio fueron precisamente los extraños sucesos que relatamos.

manueldelois_jpg

Un vigilante de seguridad pudo ser partícipe, junto a su perro, de la aparición de la dama de blanco y sentir sus lamentos:

«me encontraba en medio de la oscuridad más absoluta, sólo portaba una pequeña linterna. Fue entonces cuando el perro comenzó a tirar de mí y, al cruzar una esquina, me topé ante una presencia fantasmal femenina que venía hacia donde me encontraba».

img_monja

Nuestro protagonista sufrió de un ataque de nervios que, con el tiempo, provocó en él la caída del cabello.

Vecinos del coloso onubense también se atrevieron a entrar en su interior con el fin de sustraer algunos de los objetos abandonados en su desalojo. Así, una pareja tomó una lámpara de quirófano que instaló en su casa, llevándose la desagradable sorpresa de que ésta parecía tener vida propia y se accionaba o apagaba a voluntad, atemorizando a sus nuevos «propietarios». La lámpara no volvió a funcionar bien, hasta que finalmente la dejaron en el lugar de donde fue sustraída: la cuarta planta del Hospital.