El sanatorio de La Sabinosa

dscn1279-small-copia  La Sabinosa se encuentra en Tarragona, entre las playas de Savinosa y la Arrabassada. Tiene un terreno muy extenso.

Abrió sus puertas en el año 1929, dando servicio como centro sanitario durante la Guerra Civil Española. El hospital dio alojamiento a los republicanos durante la derrota del Ebro.

Más tarde pasó a ser un sanatorio de tuberculosos infantil con una capacidad de 600 plazas y 9 módulos que constan de entre dos y cuatro plantas cada uno. La persona que supervisó las instalaciones antes de su apertura como preventorio en el año 1946 fue la Vocal del Patronato Antituberculoso Doña Irene Roig.

Los pacientes eran niños de entre siete y doce años y ninguno de ellos tenía la enfermedad diagnosticada. Simplemente eran jóvenes que podían ser propensos por su constitución física o haber estado en contacto con personas infectadas.

Muchos testimonios afirman que muchos de estos niños sufrieron malos tratos por parte de las cuidadoras. Los módulos del 1 al 8 eran utilizados para acoger a los niños con familia. Estos llevaban unas vida en el sanatorio menos estricta y dura, donde las humillaciones y malos tratos eran menos frecuentes.Pero módulo 9 era otra historia. Aquí estaban los niños que habían sido recogidos de la calle, con los cuales lamentablemente las cuidadoras volcaban sus frustraciones.

Según testimonios anónimos de Internet, los niños estaban recluidos como en una prisión y no podían ejercer el derecho de libertad ni para ir al servicio a determinadas horas. Tampoco se les permitía jugar de forma frecuente ni beber más de un vaso de agua al día. Frecuentemente eran sometidos a continuos castigos físicos por parte de las cuidadoras del centro.

En 1967 como muchos sanatorios al ser erradicada la enfermedad La Sabinosa cierra sus puertasdscn1311-small

Fenómenos extraños en la Hacienda Benazuza

antbena   qw

Todo comenzó a principios del siglo XX, una joven de 18 años, hija de los dueños de la hacienda la cual, tras una grave enfermedad y agonía, fallece y es enterrada en la Iglesia de la hacienda.

Desde entonces vienen ocurriendo fenómenos paranormales, nadie quiere hacer turnos de noche por los fenómenos que allí se sienten, como el sonido de campanas que fueron inutilizadas, suenen de noche, ascensores que suben y bajan solos, gritos desgarradores y gemidos en la Iglesia y en el jardín, según varios testigos, se ve una sombra blanca en forma de una mujer, que camina por todo el edificio.

Todo esto se viene escuchando desde que se remodeló y convirtió esta hacienda, en hotel.

Según una testigo,(una trabajadora ), una noche de Verano, tras recoger los restos de las cenas que se habían dado en el restaurante del patio, junto a la piscina, vio en el jardín justo por detrás suyo , la sombra blanca de una mujer, la cual, una vez que hubo cruzado, la testigo sintió como un viento gélido en su cuello, que la llenó de miedo.

Un 13 de Agosto de 1993 una de las trabajadoras de recepción, ve una sombra de una joven vestida de blanco, flotando a una cuarta del suelo, pasa por delante de la recepcionista y se mete en un ascensor, desapareciendo y dejando un olor a perfume.

Otro de los testigos, fue a hacer unos servicios a una habitación, cuando al final de un pasillo largo, ve la figura de una chica, con rostro pálido y mirada perdida, él creyendo que era alguna cliente, se acercó para preguntar, pero según se acercaba, la figura se iba difuminando hasta desaparecer.

hacienda benazuza