La Reencarnación.

Además de que la reencarnación se menciona en algunas religiones, se han registrado casos que hacen suponer que un alma podría haber pasado a un cuerpo nuevo.

Antojos

En algunas partes de Asia, cuando muere una persona, sus familiares le ponen una marca sobre el cuerpo -frecuentemente usando hollín- con la esperanza de que su alma se reencarne en la misma familia. Se dice que la marca se convierte en este caso en una mancha de nacimiento en un bebé que nacerá después.

‘The  Journal of Scientific Exploration’ menciona varios casos de bebés nacidos con manchas correspondientes a las marcas dejadas sobre los cuerpos de sus familiares muertos, entre ellos está el caso de un bebé birmano, que a los dos años también llamó a su abuela de manera peculiar, igual que su difunto marido.

Bebé nacido con balazos

Ian Stevenson, un profesor de Psiquiatría de la Universidad de Virginia, se centró en el estudio de los defectos de nacimiento formados por causas desconocidas.

Uno de esos casos fue el de un bebé turco que, al parecer, llevaba vestigios de la vida de un hombre asesinado con una escopeta de un tiro en la parte derecha de la cabeza. El niño nació con una oreja deformada y la parte derecha facial subdesarrollada, defectos registrados en uno de cada 6.000 y en uno de cada 3.500 bebés respectivamente.

Paciente que ‘mató’ a su hijo y ‘se casó’ con él

Brian Weiss, un psiquiatra de Miami, contó en su libro el caso de una paciente llamada Diane, quien al ser sometida a la hipnosis se recordó como una joven colona norteamericana durante el conflicto con los indígenas. Relató que se ocultaba con su bebé de la persecución de los indígenas cuando ahogó a su hijo por accidente al cubrirle la boca para que con sus llantos no los delatara.

Meses después de la hipnosis, Diane, quien trabaja de enfermera, se enamoró de un paciente suyo que sufría ataques de asma y que resultó tener la misma mancha de nacimiento en forma de media luna que su bebé ‘de la vida pasada’. El doctor Weiss asegura que conoce a varias personas con asma que tienen recuerdos de ahogamiento ‘de la vida anterior’.

Reencarnado y con la misma escritura

Taranjit Singh es un niño indio que desde los dos años de edad decía que su nombre real era Satnam Singh, hijo de Jeet Singh, y que había nacido en otro pueblo a unos 60 kilómetros de su casa.

Relató que era estudiante de noveno curso cuando falleció en un accidente de tráfico, y que llevaba 30 rupias en la cartera y libros que quedaron manchados con su sangre.

Al oír esta historia tan extraña, su padre Ranjit comprobó que en el pueblo mencionado un adolescente llamado Satnam Singh sí fue atropellado por un motociclista. Ranjit se encontró con dicha familia, que le confirmó los detalles mencionados por Taranjit. El último además identificó correctamente a Satnam en las fotos de la familia Singh.

El experto forense Vikram Raj Chauhan comparó la escritura del cuarderno de notas de Satnam con la de Taranjit y las encontró semejantes.

Nacida hablando sueco

El profesor Stevenson estudió a una estadounidense de 37 años de edad, quien al someterse a la regresión parapsicológica pasó a hablar sueco.

La mujer dijo haber sido un ciudadano sueco llamado Jensen Jacoby. Su vocabulario contenía cerca de 100 palabras, pero expertos confirmaron su acento como sueco y el habla como mezclada con noruego.

Entrevistas con los familiares de la mujer excluyeron que hubiera aprendido algún idioma escandinavo.

Memorias de monasterios 

El psiquiatra californiano Adrian Finkelstein narra en su libro ‘Your Past Lives And The Healing Process’ la historia de un niño llamado Robin Hull, quien hablaba en un idioma desconocido con su madre. Un profesor de idiomas asiáticos lo identificó como un dialecto hablado en la región norteña del Tíbet.

.

Robin, un niño de edad preescolar, contó haber estudiado hacía muchos años en un monasterio donde aprendió este idioma.   

La historia del niño llevó al profesor a viajar al Tíbet, donde encontró el monasterio descrito por Robin en la cordillera de Kunlun.

Quemaduras de un soldado japonés 

Otra investigación de Ian Stevenson incluye a una niña birmana, Ma Win Tar, nacida en 1962 y quien desde la edad de tres años pasó a identificarse con un soldado japonés capturado por birmanos, atado a un árbol y quemado vivo.

La niña tenía defectos congénitos en ambas manos: su dedo medio y anular de la mano derecha estaban entrelazados y libremente unidos al resto de la mano. Le faltaban varios dedos o tenían anillos de constricción. Su muñeca tenía depresiones similares a las dejadas por una cuerda quemada.

Cicatrices de su hermano

Kevin Christenson murió de cáncer a los dos años en 1979. Una fractura de pierna había causado metástasis y la quimioterapia había sido ejecutada a través de la incisión en la parte derecha de su cuello. Un tumor había causado que su ojo izquierdo sobresaliera y un nódulo sobre su oreja derecha.

Doce años después, la madre de Kevin, quien se había divorciado y vuelto a casar, dio a luz a Patrick, quien desde su nacimiento tenía semejanzas con su hermano difunto. Tenía una señal parecida a una incisión en el lado derecho de su cuello, donde la cánula había entrado en el cuerpo de Kevin.

Lo que es aún más extraño, tenía un nódulo en el mismo lugar donde lo había tenido Kevin. Igual que su hermano, Patrick tenía un problema con su ojo izquierdo, en el que encontrarían leucoma corneal. Cuando Patrick empezó a andar, lo hacía cojeando, aunque no había razones para ello.

De tal padre tal nieto

John McConnell fue letalmente baleado seis veces en 1992. Su hija Doreen dio a luz a un hijo, William, al cabo de cinco años. Los médicos diagnosticaron atresia pulmonar, una malformación congénita de la válvula pulmonar que impide que la sangre se bombee hacia los pulmones para que se oxigene.

El estado de William mejoró tras una serie de cirugías y tratamiento. Lo asombroso es que la patología de William reflejaba los daños que había recibido su abuelo, a quien una de las balas le entró por la espada, perforando su pulmón izquierdo y la principal arteria pulmonar de su corazón.

Un día en su afán para faltar a la escuela, William dijo a su madre: “Cuando eras una niña y yo tu padre, te comportabas mal de vez en cuando, pero nunca te golpeaba”.

Anuncios

Relatos sobre el Preventorio infantil Doctor Murillo de Guadarrama.

Uno de los preventorios más cercanos a Madrid es el Preventorio Doctor Murillo de Guadarrama. Por el pasaron 70.000 niñas entre 6 y 12 años.

Se comenta que durante la estancia de muchas niñas allí, se vieron una cantidad de atrocidades enormes contra las niñas por parte de las (teóricas) cuidadoras y hay sospecha que experimentaban con las niñas, por la cantidad de inyecciones que les ponían y las pastillas que les daban sin estar enfermas. Ahora están empezando a salir al a luz los testimonios de estos niños y niñas que pasaron por allí.

Experiencias de una de las niñas establecidas en dicho preventorio:

Yo estuve en Guadarrama en Febrero del 62, lo primero que recuerdo, nada mas llegar es que nos pusieron un producto en la cabeza para despiojarnos, no importaba si tenias piojos o no, nos lo ponian a todas  y teníamos que llevar el pelo muy corto, nos liaban una toalla a la cabeza y así teniamos que estar varias horas, para mi que tengo psoriasis y la piel muy sensible, era una verdadera tortura, porque aquello picaba una barbaridad, pero si se te ocurria rascarte te pegaban un buen sopapo aquellas señoritas de la falange tan agradables.

Nos hacían ir a misa todos los días en ayunas, yo me mareaba siempre, por el olor de las velas y el incienso, me sacaban casi a rastras y me sentaban en un banco fuera, hasta que acababa la misa, con una buena regañina y diciéndome que iba a ir al infierno, como si fuera culpa mía que me mareara.

Las comidas eran verdaderas torturas pues sienpre habia alguna niña que vomitaba y la hacian comerse sus vómitos.

Teniamos que dormir la siesta todos los días, varias horas obligatoriamente, no podias ir al servicio, aunque no pudieras aguantar, cuando alguna niña no podía aguantar mas y se ponia a llorar venia la cuidadora a darle una bofetada, no podias hablar y casi ni moverte si no bofetada al canto.

Nos castigaban a menudo por cualquier cosa, uno de los castigos consistia en tenernos a todas dando vueltas jugando al corro durante horas y horas, muchas niñas se caían mareadas.
Nos duchaban una vez a la semana, nos ponian a todas desnudas en un pasillo muertas de frio hasta que llegabamos a las duchas, la mayoría de las veces el agua estaba fría, aquello recuerda bastante al holocausto judío. Nos trataban mal, con brusquedad y mucha violencia.

No recuerdo que nos enseñaran nada practico, a mi me tuvieron los tres meses que duraba aquello, haciendo lazadas, debo decir que no puse mucho empeño, pues aun me salen mal.

La correspondencia con nuestras familias era leida por ellas y si había algo que no les gustaba, la rompian y te hacian escribir otra, que ellas mismas te dictaban. Si te enviaban un paquete te lo quitaban y las cartas que recibías, eran leídas por ellas.

Nos daban muy poca agua, aún hoy no entiendo el porque. Nos ponían cantidad de inyecciones, sin saber qué eran ni para qué nos podían tratar, por que no estábamos enfermas, también nos daban cantidad de medicación.

Cuando una vez al mes venian nuestros familiares a vernos, todo cambiaba, nos daban vestidos nuevos, (en la foto con mis hermanas, mi tía, mi hermano y mi madre) la rebequita de algodon era cambiada por una chaqueta de fieltro y las cuidadoras eran simpatiquisimas, pero cuando se iban las visitas, te lo quitaban todo y volvia a ser lo de antes.

Pasabamos mucho frío, pues solo nos daban una rebeca de algodón, mientras ellas llebaban unas grandes capas. Se puede ver en esta foto como ellas, detrás de mi, si llevaban ropa de abrigo, mientras a nosotras no nos daban nada.

Vivíamos con mucho miedo por que si hacías algo mal te ridiculizaban, las mismas cuidadoras te hacían ponerte delante de todas y te insultaban y ridiculizaban por cosas como orinarte en la cama, cuando no nos dejaban ir al baño.

Nuestros padres nos mandaban alli pensando que era bueno para nosotros, y alli te metian tanto miedo que no les contabamos nada al volver. Era un estado de terror lo que vivíamos allí, siempre castigadas, nos pegaban muchísimo, nos alimentaban mal y no tenía ninguna utilidad.

Hospitales abandonados en la Sierra de Guadarrama, Madrid.

El hospital HISPANO AMERICANO

el-hispano1

Fue construido en la década de los años 20 para el tratamiento de personas con tuberculosis.

La leyenda empezó a formarse a raíz de las continuas muertes por enfermedad y por la cantidad de suicidios que había. Con el paso de los años esta enfermedad desapareció y a finales de los setenta el hospital quedó abandonado.

En los años 80 la gente empezó a introducirse entre sus muros y a pasar noches de auténtico terror. Muchos de ellos escuchaban gritos en los pasillos tanto de niños como de adultos, apariciones, luces por las plantas etc..

Con el paso de los años fue muy visitado pero varios grupos de impresentables provocaron diversos destrozos y lo dejaron en un estado lamentable. En el interior del hospital se han realizado diversos rituales satánicos. Aunque actualmente está en reforma, aún se pueden apreciar pentáculos en el suelo.

 el-hispano2 hpim2828

Sanatorio LA MARINA

sanatorio-de-marina-153

Fue inaugurado en 1943. Abarca siete hectáreas y tiene más de 5 plantas.

La primera intención del sanatorio era ser un hospital para la Marina y por eso fue construido por el servicio Militar. Después paso a ser un sanatorio para enfermos de tuberculosis.

Como pasa con todos los sanatorios que tratan esta enfermedad, con su erradicación estos sanatorios quedaban vacíos, así que posteriormente se convirtió en una una clínica geriátrica para la Marina hasta que finalmente se abandonó en 2002.

Hoy en día el sanatorio está abandonado,y el pueblo de Los Molinos pertenece al ejército, así que hay que tener cuidado al entrar y no llamar mucho la atención, por ejemplo aparcar el coche lejos del sanatorio o ir en pequeños grupos.

La gente que va a visitarlo asegura vivir numerosos fenómenos paranormales. Uno de los factores que más se dan aquí son los golpetazos en puertas. Estas se cierran y se abren solas (y, muchas veces, no es por el viento). Golpes brutales por todo el edificio, ruidos de agua cayendo (cuando no hay agua), sonidos de interruptores de la luz encendiéndose y apagándose tras una puerta, que dejan de sonar al abrir la puerta para empezar a manifestarse en otra habitación.

También cambios bruscos de temperatura y sombras

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

sanatorio-de-la-marina-1a

img_1597

Sanatorio LA BARRANCA

img_4139

Hospital Santo Ángel de la Guarda, también llamado “La Barranca” y rebautizado como “Hospital de Satán”

Construido en 1941 por el Patronato Nacional Antituberculoso en plena sierra norte de Madrid.  El sanatorio es gigante, no se ha podido comprobar su número de habitaciones pues los tabiques han sido derribados y sólo quedan los pilares de la estructura en la mayoría de las plantas. Tiene 5 alturas. Fue construido para tratar enfermos de tuberculosis pero la ciencia avanzó y esta enfermedad fue remitiendo.

Así que hasta 1995, año en el que fue cerrado y abandonado, el sanatorio funcionó como hospital psiquiátrico.

Hay que destacar que dentro del campo de la parapsicología existe una diferencia entre una aparición de un ente fallecido sin problemas mentales a una aparición de uno que si que los tuviera en vida, y es posible que una presencia con problemas mentales pueda incluso ser hasta peligroso.

Es por ello que si se va a hacer una investigación de campo a un psiquiátrico abandonado como por ejemplo este de la Barranca hay que tener cuidado y saber que las presencias que se manifiestan tienen o tenían problemas mentales.

El hospital de la Barranca contaba con una construcción de hormigón armado y cubiertas de pizarra, con aproximadamente 3000 metros cuadrados por planta, se compone de dos grandes alas principales con cinco plantas y sótano, algunos edificios anexos y un edificio de recepción. Hoy en día se conserva intacta la estructura de todas las construcciones, aunque los tabiques interiores han sido derribados.

Se han visto presencias en las galerías, aparatos eléctricos dejan de funcionar sin motivo y las puertas se cierran violentamente.

En muchas de las psicofonías o parafonías realizadas en la Barranca se escucha el sonido de gente que murmulla, insultos, gruñidos y respiraciones. También mucha gente afirma haber visto luces en la inmensidad de las plantas como linternas paseándose.

En una ventana del primer piso apareció lo que parece ser la silueta de una persona en una de las fotografías tomadas en una investigación:

sin-tc3adtulo2

sin-tc3adtulo1

img_4123

img_4134

img_4141

Hospital de LA TABLADA

img_1820

Su construcción comenzó en el año 1936, pero debido a la guerra no se pudo acabar y quedó casi totalmente destrozado.

En los años cincuenta comenzaron a reconstruirlo, pero al final lo tuvieron que derruir y remodelar entero. Nunca se llegó a inaugurar, pero ya en la reconstrucción, se comenzó a acrecentar la leyenda negra debido a una serie de accidentes y miedo a la cantidad de personas que habían fallecido en su interior durante la guerra civil.

A principios del año 2000, las instalaciones fueron utilizadas para el rodaje de la película de terror “School Killer”.

Existen testimonios de extrañas presencias por el exterior del mismo y ruidos por todas partes.

img_1837

img_1848

Some content on this page was disabled on 3 March, 2016 as a result of a DMCA takedown notice from urbexspain.com. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/
Some content on this page was disabled on 3 March, 2016 as a result of a DMCA takedown notice from urbexspain.com. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/
Some content on this page was disabled on 3 March, 2016 as a result of a DMCA takedown notice from urbexspain.com. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/