Fantasmas del Museo Reina Sofía de Madrid.

Decenas de hechos paranormales denunciados por sus funcionarios han hecho que el Museo Reina Sofía sea uno de los lugares más misteriosos de Madrid. Su historia comienza a finales del siglo XVIII, cuando es construido por José Hermosilla y Francisco Sabatini para cumplir las funciones de Hospital General. Allí murieron miles de personas que fueron enterradas en su subsuelo. Así, empezaron a surgir multitud de historias sobre el hospital: todas las noches, los espíritus de los fallecidos invitaban a los enfermos a formar parte de una legión de almas errantes.

El hospital general contaba con una capacidad de 18.000 personas. Hubo una época en la que murieron muchas personas ingresadas en este hospital por peste y epidemias, que tuvieron que ser enterradas en su subsuelo. Estos hechos hizo que surgieran las historias de fantasmas que anunciaban la muerte a los que agonizaban.

El hospital dejó de funcionar en el año 1965, estuvo 20 años abandonado hasta que la academia de san Fernando y la dirección general de bellas artes pidieran al gobierno su conservación y que los declarase edificio historico-artistico. En 1982 se decide destinar el edificio a el museo de Arte Moderno Reina Sofía.

En la remodelación del edificio se encontró restos de esqueletos, cadenas, grilletes y material de hospital. En 1990 se hizo la segunda remodelación del edificio, esta vez encontraron tres monjas momificadas enterradas en la antigua capilla del hospital. Curiosamente las tres momias siguen enterradas debajo de la puerta principal del museo. En 1992 se coloco en este museo el cuadro del Guernica. Meses después empezaron los sucesos extraños: puertas que se abren y se cierran solas, alarmas que se activan solas, voces y gritos en salas vacías. Algunos funcionarios se tomaron a broma el fantasma del museo, al que llamaron Ataulfo. Una noche se entretuvieron invocando al fantasma con la ouija, Ataulfo predijo el futuro a unos de los vigilantes: “- dentro de unos días vas a tener una gran desgracia, prepárate” Días después un familiar muy cercano murió en un accidente de tráfico. Algunos lo achacaron a la casualidad, otros no querían seguir trabajando en el museo y pidieron el traslado.

cars--644x362Técnicos en parapsicología visitaron el museo. Una médium afirmó que el fantasma existe y que se trata de un sacerdote que murió torturado durante la guerra civil. Otros dicen que el fantasma se trata de Picasso, que no está conforme con el traslado de su obra a un hospital convertido en museo, el caso es que para muchos funcionarios del museo Ataúlfo existe y provoca fenómenos extraños. La última denuncia, Un ex-vigilante del Museo Reina Sofía pedía que acabasen con “las molestias y perturbaciones” que provoca Ataúlfo, el fantasma de la citada pinacoteca. El denunciante que había solicitado la baja “por culpa de los espíritus”, dice sufrir nerviosismo, sudores y mareos, y reclama que se practique un exorcismo en el museo para acabar con Ataúlfo. En la denuncia se explica que, entre los años 1993 y 1995, acreditados parapsicólogos llevaron a cabo una serie de investigaciones en el Reina Sofía. Durante las mismas, unos funcionarios aseguraron haber visto una procesión de monjas del siglo pasado en el interior de la pinacoteca y varios vigilantes solicitaron el traslado porque “vieron cosas raras y oyeron voces del más allá”. La Consejería de Medio Ambiente ha resuelto finalmente que “carece de competencias sobre fenómenos paranormales”.

Los niños nunca mienten…

Aquí va una historia que me enviaron en la iniciativa que propuse de publicar vuestras obras:

Dice una leyenda de una familia que vivía en una pequeña casa en un de bosque de Canadá. La casa era de madera, como las típicas de película.
Jessica la hija menor de esta familia decía que su muñeca llamada Clara le contaba horribles sucesos que cometió  en la casa hace muchos años. La pequeña Jessica le contaba a sus padres esas terroríficas e increíbles historias que su muñeca le contaba, evidentemente los padres la tomaron por tontería, pero como bien se dice ”los niños nunca mienten”.
Tras varios meses Jessica seguía diciendo lo mismo, que Clara le hablaba y a veces le decía que hiciese cosas, como matar a sus padres, ahorcarse e incluso que se cortase las venas, los padres decidieron llevarla al psiquiatra, este le dijo que vigilaran a su hija.
La pequeña empezó a comportarse de una manera un tanto extraña, pasaba parte se su tiempo sola, en compañía de la muñeca, ella se iba al jardín a un columpio oxidado que había en la parte trasera de la cabaña.
Al décimo tercero día de que sus padres acudiesen al psiquiátrico Anabel la madre de Jessica entro a la habitación de su hija y la encontró ahorcando a su muñeca la madre le pregunto que qué estaba haciendo, ella respondió ”nada mami jugando con clara, pero tranquila la siguiente serás tu”.
Anabel decidió quitarle la muñeca a su hija, entonces Clara se enfadó y decidió salir de aquel cuerpo de porcelana y poseer a Jessica.
La noche siguiente la supuesta niña fue al cuarto de sus padres con unas tijeras en la mano, y esta se revanó el cuello y la cama de sus padres prendió fuego por completo y murieron. Clara volvió a la muñeca preparada para sus siguientes victimas que habitaran en el que había sido su hogar.

Autor: Baby

¿Vida después de la muerte?

Algunos hechos nos lleva a pensar de que puede ser que sí halla vida después de la muerte…

Como por ejemplo las experiencias cercanas a la muerte, este es el caso que recoge la revista científica, The Lancelot, en el que un hombre de 44 años que entró en estado de coma, ya sin pulso, y que usaba una dentadura postiza, luego pudo identificar a la enfermera que sabía dónde estaba su dentadura, la cual había sido removida cuando él estaba inconsciente. El paciente más tarde relató haberse observado a sí mismo en la cama al tiempo que las enfermeras lo intentaban resucitar y guardaron su dentadura.

Otra experiencia es la que hace referencia a un incidente en el que una mujer, parte de una familia muy unida, mientras estaba internada en el hospital recibió la visita de tres de sus hermanos que estaban muertos y poco después se unió un cuarto, el cual se creía aún vivo. Poco después se supo que el cuarto hermano había muerto recientemente en su residencia en India. Este tipo de experiencias de muertes anunciadas o visitas de individuos que se creían aún vivos han llegado a conocerse como experiencias del Pico de Darien.

Otro hecho que demuestra la vida después de la muerte son los Médiums, un Médium es una persona dotada con la capacidad de servir de enlace biológico y psíquico entre el mundo físico orgánico y la pura energía, que en un ámbito más místico se llama “espíritu”. Hay diferente tipos de Médium: los que escuchan con toda claridad voces de espíritus o sucesos recientes que puedan haber impregnado de energía remanente un espacio específico. Los que tienen la capacidad para ver personas o imágenes reales a través de la mente. Aquellos capaces de entrar en trance y utilizar un objeto como forma de comunicación.

También se da el caso de los extraños fenómenos que se dan en el lecho de muerte. Las visiones de túneles de luz, entidades angelicales o emociones de amor oceánico reportadas por personas cerca de la muerte son descartadas como las alucinaciones propias de un estado de estrés y alteración neuronal, sin embargo, existen numerosos casos en los que los reportes de estas personas secundados por otras personas en la misma habitación, convirtiendo estas alucinaciones en percepciones compartidas. Hay numerosos testimonios de enfermeras y cuidadores que también dicen haber observado una luz radiante envolviendo a la persona que está cerca de morir, en ocasiones reportando las mismas visiones que familiares.

El Dr. Horace Ackley, enfermo en el hospital, se descubrió a sí mismo alzándose sobre su cuerpo. En ese momento pudo ver toda su vida moviéndose en torno suyo como un panorama escénico a alta velocidad. Ackley entonces notó que debía de estar muerto y se sintió complacido de saber que la muerte era una experiencia placentera. Su único arrepentimiento era no poder informarle a sus amigos y familia que todo estaba bien y que él seguía existiendo. En este punto, un par de espíritus guardianes lo recibieron y lo llevaron a una habitación donde se reunió con otros espíritus que le eran queridos.

Esta parece ser una experiencia cercana a la muerte típica, sólo que ese día Ackley sí murió. Su experiencia fue relatada por Samuel Paist de Filadelfia, conocido médium.

Estos son algunos delos muchos hechos, que da para pensar si realmente, hay vida después de la muerte.

La niña del Mercado de abastos de Triana

Cerca de San Jacinto, popular calle trianera, cuando desemboca en el Altozano, se encuentra el Puente de Triana y a su izquierda los restos del Castillo de San Jorge, hoy día soterrados bajo el mercado de abastos de Triana.

En este lugar se oyen arrastre de cadenas, incluso ha habido gente que horrorizada ha visto pasear tranquilo, pausado y muy lento, casi eterno, a un individuo etéreo al que le falta la mitad del rostro, el cual va ataviado con trajes de época y parece estar condenado a vagar por los sótanos del mercado donde se hallaron los restos arqueológicos.

Dicen los vigilantes nocturnos e incluso alguno de los comerciantes del mercado de Triana que en ocasiones han visto pasar la imagen vaporosa de lo que parece ser una niña vestida de blanco. Unas veces se observa a través de las pantallas de seguridad y otras a simple vista. También de vez en cuando los detectores de movimiento instalados permanentemente indican la presencia de ‘algo’ en determinadas estancias, mientras que en las pantallas no aparece nada.Lejos de finalizar aquí la historia, más de 20 años después, un nuevo suceso paranormal, o al menos sin explicación, volvió a colocar en la actualidad a este lugar. Su protagonista: un fantasma infantil, el fantasma de una niña.

Miguel L. R. es otra de las personas que habitualmente se acerca al mercado, él nos relató un nuevo testimonio: “Era por la tarde cuando entré en el mercado, hacía ya frío y estaba oscureciendo, pocos puesto había abiertos pero entré por entrar en el mercado.

Cuando llevaba un rato aquí, cinco o diez minutos máximo sentí una especie de llanto, me llamó la atención y fue hacia la calle del pescado. Allí vi pasar entre las calles a una niña, una niña de blanco o que brillaba, no se…

El caso es que seguí a la niña creyendo que se podía haber perdido o necesitar ayuda, la vi pasar de nuevo y cuando fui a donde estaba, había desparecido.

Era una niña con traje blanco como de comunión, pelito largo, y se movía muy rápido…”Nadie sabe quien pueda ser (si es que realmente hay algo), pero lo cierto es que son muy pocos los que se atreven a entrar en el mercado durante la noche. A este fantasma  no se le aprecian sus extremidades inferiores.

Otro comerciante, Antonio Miranda, el cual asegura «temer más a los vivos que a los fantasmas», dijo haber visto, en la noche de Todos los Santos, cuando él trabaja en su puesto de flores, una especie de vapor blanco. «Era como una niña vestida de blanco, de comunión, y jugaba en una de las calles del mercado».

Según J.M.G. Bautista, conocido investigador, cuenta como en ese mismo lugar, fue ajusticiada una niña de 14 años, la cual acusaron de herejía y seguramente pereció en la hoguera.

Otra de las testigos Leonor, una de las limpiadoras del mercado, le tocó una de las noches hacer guardia dentro del mismo limpiando, ella notó que había alguien en el mercado aparte de ella misma y el compañero con el que estaba. Al mirar hacia uno de los puestos vio a una niña vestida de blanco, la cual al verse descubierta por Leonor, se desplazó rápidamente por una de las calles, hasta desaparecer de repente.

fantasma-mercado-triana

La Dama Marrón en Raynham Hall

raynham-hall   Uno de los edificios más célebres en Inglaterra por sus fantasmas es Raynham Hall.

Uno de los hechos paranormales más célebres es el  que se produjo alrededor del 1800, cuando George IV se quedó en la casa. Pasó la noche en el dormitorio de estado, pero se despertó a mitad noche y vio a una mujer morena que le observaba desde la cabecera de la cama, al lado suyo. La mujer estaba pálida como la muerte. George IV se asustó de tal modo, que exigió marcharse absolutamente de inmediato, que no aguantaría ni una hora más en esa casa maldita.

Años más tade, otro visitante de la casa, el coronel Loftus, contó haber encontrado al fantasma dos veces en la Navidad de 1835. La primera noche, vio al fantasma de pie en un pasillo cerca de la habitación de la señora Townshend. Trató de seguirla, pero conforme se acercó a ella, el fantasma desapareció. La noche siguiente volvío a aparecérsele, esta vez sobre la escalera. El fantasma portaba una lámpara. Esta vez no se acercó, pero sí hizo un bosquejo de ella para que los demás invitados de la casa pudieran verla.

El próximo encuentro ocurrió poco después. El capitán Frederick Marryat y sus dos sobrinos encontraron el fantasma también en el pasillo y esta vez  también portaba una lámpara. Marryat proclamó que el fantasma le había sonreído de un modo diabólico. Asustado, sogió su pistola y le disparó, pero su bala pegó en la pared, no atravesó a nada. La bala, proclamó, pasó directamente por la entidad sin hacerle nada.

El fantasma del que hablan las tres apariciones sería el mismo, el de la señora Dorothy Townshend, fallecida el 29 de marzo de 1726. Ella se casó con Charles Townshend en 1712, pero cuando éste descubrió que Dorothy había sido amante del señor Wharton, se pusó tan furioso que la encarceló, cerrada con llave en su habitación de la casa. Las forma en la que ella murió es una incognita. Hay quien dice que murió al caerse escaleras abajo y otros que falleció de varicela. Lo que sí es cierto que es el fantasma de “La Dama Marrón” está muy presente entre las paredes de Raynham Hall.

3226579_640px

El sanatorio de Waverly Hills

Fantasmas-sanatorio-Waverly-Hills

Lugar considerado como uno de los más encantados de los Estados Unidos, ha sido encantado por décadas de sufrimiento.
Situando cerca de Louisville, Estados Unidos, en el estado de Kentucky, el sanatorio de Waverly Hills abre sus puertas en 1910 con el fin de tratar a las víctimas que sufren de tuberculosis. Lo que al principio fue un pequeño hospital se convirtió en 1924 en un gran hospital con más de 400 salas y un equipo de los más moderno. El hospital cerró sus puertas en 1961, pero se reabrió en 1962 como “Sanatorio Geriátrico de Woodhaven”, para cerrarlas difinitivamente en 1982.

Numerosas historias circulan respecto a los malos tratos infligidos a los pacientes. Cerca de 63.000 personas murieron allí después de haber sido víctimas de experiencias supuestamente médicas. Solamente el 5% de los pacientes sobrevivían a este tratamiento sangriento. Cada vez que una defunción ocurría, para que el resto de pacientes no sospecharan nada, los muertos eran llevados por las noches a lo que se conoció como “El túnel de la muerte”. Éste era una galería en los sótanos del hospital y que acaba en una vía férrea. Entonces, ¿décadas de sufrimiento pueden haber tenido como consecuencia una atmósfera paranormal?

Tras su cierre de 1961, muchos hechos misteriosos han sido relatados por los que visitaban el sanatorio. Sombras, luces volantes y cuchicheos forman parte de las leyendas que corren sobre el tanatorio. Podemos igualmente percibir el espíritu de un hombre vestido de blanco errando por la caféteria o la cocina. Nadie sabe de quién se trata, pero algunos creen que es el espíritu de un viejo empleado de Waverly que habría contraído la tuberculosis y murió de eso. El fantasma de una vieja mujer ha sido a menudo visto en la entrada principal del sanatorio. Se ve a la mujer con las manos y las piernas encadenadas mientras sus muñecas y sus tobillos sangran. Ella implora ayuda y luego desaparece.

sanatorio-waverly-hills-lugares-encantados  En el tejado del hospital afirman que se oyen voces de niños cantar Y es que cuando el hospital funcionaba, los niños con tuberculosis estaban colocados sobre el tejado para los tratamientos de helioterapia, que consistía en exponerlos a los rayos supuestamente curativos del sol. El cuarto piso está considerado como el sector más horroroso y activo del hospital. Allí se han apercibido muchas sombras, apariciones de personas vagando por los corredores y escuchado puertas crujir. Incluso se habla de voces y gritos de dolor.

Otros fenómenos: Un guardia vio una cabeza flotar a través de una de las salas una noche. Mucha gente ha informado de haber visto luces en el edificio por la noche, aunque hace años que no hay electricidad. Ruidos de pasos, ruidos de cuchicheos, ruidos de puertas que se cierran en el vestíbulo del sanatorio Waverly. Pero quizás una de las leyendas más intrigantes sea la de la habitación 502.

La leyenda cuenta la tragedia de dos enfermeras que se habrían suicidado allí. En 1928, la enfermera principal fue  encontrada colgada del techo de la sala 502. Según búsquedas más amplias, tenía 29 años, estaba soltera y embarazada. En 1932, otra enfermera saltó por la ventana de la sala 502. Actualmente, muchos aafirman sentir una sensación de opresión y de angustia muy grande al entrar en esa sala. Otros, afirman haber visto sombras desplazarse por las ventanas e incluso oír una voz que les decía “Salid de aquí”.

El Niño Fantasma De La Delegación De Hacienda En Vitoria.

Bautizado por los funcionarios como Andresito, numerosos son los testimonios que afirman haberse encontrado en plena oscuridad con la figura de un niño pequeño de unos 10 año de edad, vestido con una especie de batín blanco que aparece y desaparece. En ocasiones el ruido de una pelota le precede.

El primer encuentro tuvo lugar a finales de los años 80, el protagonista fue un vigilante en pleno hall de entrada. La noticia trascendió a los medios y el diario “El Mundo” en su edición regional publicó la nota a toda página.

Una madrugada pasadas las 12 de la noche, un vigilante regresaba a su puesto después de hacer la ronda nocturna, se encontraba tranquilo pues la ronda se había producido sin tener ningún sobresalto por los lóbregos pasillos. Pero de repente como si de un sonámbulo de otro mundo se tratase, el espectro de Andresito descendía con la mirada perdida por las escaleras del hall, el vigilante le dió el alto y desenfundó su arma disparando a aquella cosa al menos dos balas, el espectro desapareció a escasos metros de él cuando estaba a punto de tocarlo. El vigilante salió despavorido hacia la calle con el gesto desencajado, este grave incidente fue redactado en un informe y archivado bajo silencio sepulcral.93283258

Para evitar escenas de histeria colectiva se precindió del personal de vigilancia nocturno y el edificio fue vigilado desde Bilbao por circuito cerrado vía internet. Pero las cámaras también captaron lo imposible.

Una noche de 1994, uno de los vigilantes que se encontraba en el puesto de control vio pasar a dos figuras bajando por las escaleras. Un hombre de edad avanzada y un niño, ambos cogidos de la mano. Después de darles el alto y explicarles que no podían permanecer en el edificio de madrugada, el vigilante optó por dirigirse a la vecina comisaría en busca de ayuda, ya que los intrusos no le respondían ni prestaban la menor atención. De vuelta, agentes y vigilante registraron el recinto sin encontrar rastro alguno del abuelo o del nieto. Según el testimonio del guarda, era materialmente imposible que hubiesen abandonado el lugar, cerrado a cal y canto, sin que nadie se hubiera dado cuenta.

Pero como si quisiera aparecerse a toda costa, las apariciones variarían en su horario, antes de las 10 el personal de limpieza comenzaría a ser testigo de aquel fenómeno.

Uno de los vigilantes se encontró una serie de bancos cruzados en medio de una sala que horas antes no estaban así al hacer la ronda.

El único resto del antiguo Convento de San Francisco es un arco de piedra que aún se conserva dentro del patio que da a la parte trasera de la Delegación. En la última década los vecinos de la parte trasera de Hacienda, también han sido testigos de estos fenómenos extraños. Según Izaskun García, vecina de la calle “Cuesta de San Francisco”, afirma que se oye por la noche los sonidos como cuando los niños están en el patio del colegio saltando, corriendo y jugando a la pelota. Por el día, oyen el sonido de una pelota rebotando en las paredes.

Jose María Espinosa lleva trabajando 40 años en la pastelería que da al mismo patio donde están las ruinas del Convento y la parte trasera de la Delegación de Hacienda, según su testimonio “Se ven sombras y se oyen ruidos extraños, asi como objetos que dentro de mi tahona han cambiado del lugar en donde los he dejado minutos antes, estando yo solo dentro de la misma”.

Está claro que Andresito es el espíritu de un niño perdido que deambula entre dos mundos con la única compañía de su vieja pelota para espanto de todos aquellos que han podido verle o escuchar el golpeteo de su pelota contra las paredes del edificio en el que está atrapado.

Fuente consultada: http://labitacoradelmiedo.wordpress.com/